RAJASTHAN – AMRITSAR

Para salir de Bikaner cogimos un bus nocturno, (truco, siempre viaja por la noche y te ahorrarás el hotel), tienes 2 opciónes tiquet general o sleep, la diferencia está en ir sentado como un autobús normal o disponer de una cama con un pequeño habitáculo que puedes encerrarte ai y aislarte del resto de ruidos y olores del autobús.

Dispone de ventanas y una cristalera color ahumado para aislarte del resto del autobús, consejo llévate una manta o sábana para esas ocasiones, el aire acondicionado está a tope y no se puede cerrar, nosotros pasamos un poco de frio. A diferencia del tren en el bus es un poco complicado dormir ya que entre baches y pitidos tanto del mismo autobús como del resto de viandantes no cesa ni en la noche. Llegamos a Amritsar a eso de las 5am no estábamos dispuestos a pagar una noche de hotel por dormir 3 o 4 horas ya que si esperábamos a entrar a medio día ahorraríamos un día, decidimos ir al famoso Templo Dorado, el lugar de peregrinación más importante de la India, allí puedes comer, beber e incluso dormir totalmente gratis. Nunca olvidaré nuestras caras de asombro y ala misma vez cansancio cuando vimos por primera vez el templo, era un edificio totalmente dorado e iluminado que se alzaba en un pequeño lago donde su reflejo era igual de bello que el mismo. 

Cuentan que las cúpulas del templo están bañadas en oro real, no pintura, después de aquella asombrosa imagen fuimos a dormir, para todos los peregrinos tienen habitaciones compartidas e incluso un patio ala interperie donde duermen todos juntos en el suelo, para los turistas tienen un edificio aparte con habitaciones privadas y compartidas con armarios donde guardar tus enseres que disponen de cerraduras para que pongas tu propio candado, nosotros no teníamos y compramos uno en el mercado por 40 rupis. Está muy bien si no quieres gastar nada de dinero, pero alas 9am llegaron las señoras de la limpieza y a golpe de escoba tienes que levantarte si o si😥😂. Casi sin dormir y con los bártulos a cuestas decidimos ir en busca de un hostal barato donde descansar algo más y poder ducharnos, después de largas horas, discursiones y regateos encontramos un hostal que aunque no era muy barato entraba en nuestro presupuesto, Amritsar al ser lugar de peregrinación es un poco más caro dormir, en lugar de pagar 150 o 200 rupis por persona, te sale por unos 300 o 400 rupis(4 o 5 euros). Nos duchamos, hechamos una siesta española para no perder las buenas costumbres, lavamos nuestra ropa y ya limpios, descansados y con la barriga llena nos pusimos en marcha…

Esta foto es de una de 4 entradas que tiene el Templo Dorado, es una plaza increíble, bella, limpia y llena de peregrinos.

La ciudad en si es muy bella, al día siguiente nos dirigimos ala frontera con Pakistán donde desconocíamos que clase de espectáculo hacían allí, pero parecía bastante popular, cogimos un tuc tuc que compartimos con 4 personas más, más aparte el conductor, un vehículo adaptado para unas 5 personas íbamos montados 9, nos costó 150 rupis por persona, no es caro ya que la frontera estaba a más de 1 hora de camino. Hacia allí ya veíamos la gran popularidad e importancia que tenía el espectáculo para la gente local, se vendia de todo, camisetas, mecheros, gorras, pinturas para la cara, de todo, como si de un gran partido de fútbol se tratase.

Ya allí vimos una gran entrada que llevaba a lo que podía ser algo similar a una plaza de toros partida en la mitad, unas grandes gradas para acomodar a miles de hindús patriotas sedientos de espectáculo.

Poco a poco fueron llenándose todas las butacas, alas 16.00pm de cada día se celebra este espectáculo, al otro lado en Pakistán con un escenario algo más pequeño pasaba algo similar, alas 5pm en punto se abren las puertas tanto la de India como la de Pakistán y se produce un enfrentamiento que consiste en:

– Ver quien pone la música más alta ala vez que se gritaba alos dos lados de la frontera.
– Ver quien gritaba más fuerte el nombre de su país
– Ver quien levantaba la pierna más alto.

No, no me he fumado ni bebido nada, esto es real, dos ejércitos de dos países enfrentados durante varios años hacen este espectáculo todos los días del año, no sé cómo definirlo, es muy diferente. Si alguna vez pasas cerca de Attari que es el nombre del pueblo que está ala frontera, tienes que venir a ver este espectáculo tan diferente a todo lo que conoces.
Con este peculiar teatro todavía en la cabeza intentando entenderlo nos fuimos a dormir…
Al día siguiente nos pusimos a buscar alguna manera económica de salir de Amritsar para ir a nuestro siguiente destino que sería Mcleodganj, no habían trenes hasta las 3am del día siguiente, Uber lo contratabamos y nos cancelaba el viaje a los cinco minutos, taxi muy caro, bus no había hasta el día siguiente, vimos que era el momento de hacer autostop, nunca antes habíamos hecho autostop y creo que no es fácil pero en India menos.
A cada minuto paraba una moto, un tuc tuc, gente mirandonos como si fuéramos extraterrestres, éramos cuatro personas, para que paraban las motos si no nos podían ayudar… yo cada vez me ponía más lejos con el cartel, paró un todoterreno se bajan dos chicos hindús a cual de ellos más fumado, decidimos no subir aunque se ofrecieron, paso otro vehículo y nos ofreció llevarnos ala estación de tren y nos recomendó que no hiciéramos autostop por la noche, le hicimos caso y nos montamos con el hasta la estación.
Ya allí faltaban varias horas para que saliera nuestro tren y otro intento desesperado por salir de aquella ciudad de una forma u otra decidimos ir mi amigo Curro y yo a buscar un taxi que nos sacará de allí, después de mucho regatear y discutir nos pusimos de acuerdo con uno, subimos las maletas nos montamos y nos dice que le tenemos que pagar antes de salir, lógicamente nos negamos, tuvimos que sacar todos los bártulos otra vez y pasar la noche en la estación, fue uno de los días más difíciles, no todo va ser viajar y felicidad. Alas 3:30am nos subimos a un tren que nos llevaría hasta Pathankot un pequeño pueblo de montaña que nos serviría de lanzadera hasta Mcleodganj nuestro destino final, alas 5am llegamos a ese pueblo donde cogimos un Uber que nos llevó por una carretera llena de barrancos y curvas interminables a nuestro destino final, por fin cerca de las 10.00am estábamos en nuestro destino todavía sin dormir decidimos desayunar algo para asentar el estómago después de tanta curva y ahora sí ya nos fuimos por fin a descansar…